Terapia de pareja y familia

La Psicología Sistémica tiene como objetivo lograr una adecuada relación entre los miembros de la pareja y de la familia, consiguiendo el bienestar de cada uno por separado y de todos dentro de la misma.

La Terapia Sistémica es un enfoque terapéutico que trata las alteraciones en las interacciones, estilos relacionales y patrones comunicacionales de un grupo.

Se puede tratar y trabajar de forma individual, a nivel de pareja, de familia, en contextos de trabajo, y en el ámbito escolar. Se trabajan fundamentalmente las relaciones y la comunicación. 

Para el Enfoque Sistémico, el paciente “designado” se redefine como una persona que tiene un “síntoma” cuyo origen hay que buscar en una dinámica disfuncional que aparece en uno o varios de los sistemas en los que se encuentra metida dicha persona. En la terapia es bueno y  muchas veces necesario que participen todas las personas que forman el núcleo familiar.

Áreas de trabajo más comunes: Crisis personal y de relación en el ámbito escolar o de trabajo, falta de habilidades sociales, crisis de pareja (en las diferentes etapas), dificultades y trastornos afectivos y sexuales, dificultades familiares (entre los diferentes subsistemas o en alguno de ellos), situación de enfermedad o pérdida.