Terapia individual

Evaluación, Diagnóstico y Tratamiento de diferentes Trastornos Psicológicos: Trastornos de Personalidad, Trastornos de Conducta, Trastornos del sueño, Ansiedad, Depresión, Trastornos de la conducta alimentaria, Adicciones, Trastornos Sexuales.

La Psicoterapia consiste en un tratamiento de naturaleza psicológica que, a partir de manifestaciones psíquicas o físicas del sufrimiento humano, promueve el logro de cambios o modificaciones del comportamiento, la adaptación al entorno, la salud psíquica y física, la integración de la identidad psicológica y el bienestar bio-psico-social de las personas y grupos tales como la pareja o la familia.

Las intervenciones terapéuticas son de naturaleza fundamentalmente verbal y persiguen la reducción o eliminación de los síntomas, a través de la modificación de patrones emocionales, cognitivos, conductuales, interpersonales o de los sistemas en los cuales vive inmerso el individuo.

Existe una gran gama y variedad de enfoques psicoterapéuticos: individuales, grupales, familiares. La psicoterapia es aplicable a cualquier edad, depende del tipo de psicoterapia y del ámbito de actuación y acción de la misma. Psicoterapia: infantil, adolescentes, adultos y ancianos.

Se garantiza un contacto directo y personal entre el especialista y quien acude a él para iniciar un tratamiento, en especial a través del diálogo.

En el Psicodrama se utilizan diversas técnicas dramáticas, guiadas por ciertos principios y reglas, y destinadas, según lo requerido por el proceso, a uno o más de los siguientes objetivos psicoterapéuticos principales:

  1. Darse cuenta de los propios pensamientos, sentimientos, motivaciones, conductas y relaciones.
  2. Mejorar la comprensión de las situaciones, de los puntos de vista de otras personas y de nuestra imagen o acción sobre ellas.
  3. Investigar y descubrir la posibilidad y la propia capacidad de nuevas y más funcionales opciones de conducta (nuevas respuestas).
  4. Ensayar, aprender o prepararse para actuar las conductas o respuestas que se encontraron más convenientes.

A través del Psicodrama logramos que el sujeto alcance una comprensión más profunda de sus emociones y de las consecuencias de estas. Además, la persona conseguirá generar espontáneamente una respuesta distinta a la situación problemática que ha planteado para la dramatización y, poco a poco, aprenderá a dar esta respuesta más adaptativa en la vida real, generalizando el aprendizaje de un nuevo rol.